Disfagia (dificultad para tragar)

¿Qué es?

Disfagia es el término técnico para describir el síntoma consistente en la dificultad para la deglución (tragar).

Cuando al introducir un alimento (líquido y/o sólido) en la boca existe dificultad para transformarlo en el bolo alimenticio, o para pasarlo de la boca a la garganta, o de la garganta al esófago, existe una disfagia.

También es Disfagia cuando al tragar algún alimento...

Disfagia es el término técnico para describir el síntoma consistente en la dificultad para la deglución (tragar).

Cuando al introducir un alimento (líquido y/o sólido) en la boca existe dificultad para transformarlo en el bolo alimenticio, o para pasarlo de la boca a la garganta, o de la garganta al esófago, existe una disfagia.

También es Disfagia cuando al tragar algún alimento aparece tos y/o ahogos.

Se puede presentar a cualquier edad, sin embargo prevalece en las edades avanzadas.

Produce un deterioro importante en la calidad de vida del paciente.

Causas

El mecanismo de la deglución es muy exacto y coordinado, ya que la vía digestiva (por donde comemos) y la vía aérea (por donde respiramos) comparten una misma área, con lo cual no sólo debe realizarse el...

El mecanismo de la deglución es muy exacto y coordinado, ya que la vía digestiva (por donde comemos) y la vía aérea (por donde respiramos) comparten una misma área, con lo cual no sólo debe realizarse el traslado del alimento hacia el estómago, sino que debe evitarse que salga por la nariz o se vaya por la vía respiratoria.

Cuando aparece algún “desajuste” , incoordinación o sencillamente alguna alteración tanto de los mecanismos que llevan el alimento al estómago y /o los mecanismos que protegen las vías respiratorias, se produce la dificultad para la deglución o Disfagia.

Tratamiento

El tratamiento se basa según las alteraciones siguientes:

  1. Parte de la vía digestiva que se encuentra alterada (bucal, faríngea, esofágica).
  2. Tipo de alimento con el cual presenta la dificultad.
  3. Si presenta tos o no durante el procedimiento.
  4. Si ha perdido peso.
  5. Si ha presentado infecciones respiratorias.
  6. Edad del paciente.
  7. Patología de base...

El tratamiento se basa según las alteraciones siguientes:

  1. Parte de la vía digestiva que se encuentra alterada (bucal, faríngea, esofágica).
  2. Tipo de alimento con el cual presenta la dificultad.
  3. Si presenta tos o no durante el procedimiento.
  4. Si ha perdido peso.
  5. Si ha presentado infecciones respiratorias.
  6. Edad del paciente.
  7. Patología de base del paciente.

Dependiendo de cada uno de estos factores el tratamiento puede ser desde sólo el control de la patología de base, medicamentos, cambios en hábitos alimentarios, consistencias, texturas, volúmenes, Terapia deglutoria y en algunos casos debe prescindirse de la vía oral por un tiempo si la disfagia pone en riesgo la vida.

Todo esto involucra un manejo interdisciplinario, en donde el Otorrinolaringólogo juega un papel muy importante, en conjunto con el Gastroenterólogo, Logopeda, y Nutricionista, quienes realizarán un plan acorde a cada paciente con el objetivo principal de mejorar la nutrición del paciente y la seguridad de la alimentación.

Síntomas

Los síntomas más comunes que indican que estamos ante la presencia de Disfagia son:

  • La tos antes, durante o después de tragar. Es uno de los síntomas más importantes.
  • Cambios en la voz.
  • Salivación profusa o dificultad para tragar y/o mantener la saliva dentro de la boca.
  • Atoros al tomar ciertos alimentos
  • Salida de alimentos a  través de la nariz.

También hay personas que no...

Los síntomas más comunes que indican que estamos ante la presencia de Disfagia son:

  • La tos antes, durante o después de tragar. Es uno de los síntomas más importantes.
  • Cambios en la voz.
  • Salivación profusa o dificultad para tragar y/o mantener la saliva dentro de la boca.
  • Atoros al tomar ciertos alimentos
  • Salida de alimentos a  través de la nariz.

También hay personas que no presentan estos síntomas y padecen Disfagia, sobre todo los niños, que lloran cada vez que tratan de ingerir alimentos o tienen vómitos.

Adicionalmente, sospechamos la presencia de una Disfagia cuando un paciente pierde peso y/o cuando presenta infecciones respiratorias (neumonías, bronquitis) muy frecuentes.

Diagnóstico

El especialista realiza un estudio muy sencillo en la consulta, en donde le da al paciente ciertos alimentos con diferentes consistencias, texturas y volúmenes y con un fibroscopio se puede observar el tipo de dificultad que tiene, la consistencia o textura que se le dificulta más.

Adicionalmente puede realizar técnicas de mejora inmediata y dar indicaciones a cerca de qué texturas,...

El especialista realiza un estudio muy sencillo en la consulta, en donde le da al paciente ciertos alimentos con diferentes consistencias, texturas y volúmenes y con un fibroscopio se puede observar el tipo de dificultad que tiene, la consistencia o textura que se le dificulta más.

Adicionalmente puede realizar técnicas de mejora inmediata y dar indicaciones a cerca de qué texturas, volúmenes y consistencias pueden ser más seguras para el paciente.

Esto se realiza tanto en niños como en adultos, siendo una de las pruebas más fáciles, sencillas y efectivas para evaluar los trastornos en la deglución.

Más Información

¿A qué enfermedades va asociada?

La prevalencia de la disfagia en pacientes con enfermedades neurológicas es muy elevada: afecta a más del 30% de pacientes que han sufrido una enfermedad cerebro vascular, su prevalencia en la enfermedad de Parkinson es del 52-82%; es el síntoma inicial del 60% de pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA); afecta al 40% de pacientes con miastenia...

¿A qué enfermedades va asociada?

La prevalencia de la disfagia en pacientes con enfermedades neurológicas es muy elevada: afecta a más del 30% de pacientes que han sufrido una enfermedad cerebro vascular, su prevalencia en la enfermedad de Parkinson es del 52-82%; es el síntoma inicial del 60% de pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA); afecta al 40% de pacientes con miastenia gravis, al 44% de pacientes con esclerosis múltiple, hasta el 84% de pacientes con Alzheimer, o a más del 60% de pacientes ancianos institucionalizados.

La severidad de la disfagia puede variar desde una dificultad moderada hasta la total imposibilidad para la deglución.

Es importante conocer que la Disfagia puede conllevar a dos condiciones clínicas muy importantes:

  1. Si se produce una disminución de la eficacia de la deglución el paciente va a presentar malnutrición y/o deshidratación.
  2. Si se produce una disminución de la seguridad de la deglución se va a producir o un atragantamiento con obstrucción de la vía aérea, o más frecuentemente una aspiración traqueobronquial que puede ocasionar una neumonía en el 50% de los casos con una mortalidad asociada de hasta el 50%.

Galería de imágenes